¿Alguna vez te has preguntado cómo y cuándo se originó el pan? En esta ocasión te platicaremos brevemente algunos datos históricos, curiosos e interesantes, sobre los orígenes del pan en la prehistoria y su larga transformación durante miles de años que lo han llevado a ser hoy en día un alimento delicioso e indispensable para la dieta de toda la familia.

En la prehistoria, el hombre de las cavernas elaboraba pan con trigo y agua, no era esponjoso como hoy lo conocemos pues no existía la harina como tal sino que se machacaban los granos de cereales y se cocían un poco. Tomó mucho valor en la dieta de nuestros antepasados ya que se podía elaborar en cualquier época del año y su almacenamiento era relativamente fácil. 

Lo más cercano a lo que hoy conocemos como pan parece tener sus inicios con la civilización egipcia cerca del año 2000 A.C. Ellos utilizaban harina y agua y por casualidad descubrieron que la fermentación de la masa volvía el pan más esponjoso y menos seco. Algunos historiadores señalan que la costumbre de colocar un panecillo de trigo frente al plato de cada comensal surgió en las casas adineradas de esta época.

Como resultado de las relaciones comerciales entre Egipto y Grecia, en torno al  siglo III A.C., el pan llegó a otro continente donde fue perfeccionado y comenzaron a surgir sus variedades al probar con distintos granos de cereales y añadir otros ingredientes. En Grecia se le consideraba un alimento exclusivo de los ricos y se le veneró como un majar de dioses.

Después llegó a Roma y fue ahí donde cerca del año 30 A.C. comenzó a extenderse su consumo para todo el pueblo, llegando a ser en el año 100 D.C. un alimento privilegiado que alimentaba a toda la familia y estaba exento de impuestos. Los romanos mejoraron los molinos, los hornos y las máquinas de amasar y propagaron la cultura del pan por todas sus colonias.

Durante la Edad Media el consumo de pan blanco fue más valorado y su elaboración se centró en los monasterios.

Con el paso de los siglos la agricultura fue progresando y con ello las cosechas de trigo aumentaron considerablemente, lo que ayudó a que el pan bajara su precio y fuera accesible para todo tipo de población. Fue en el siglo XIX que se introdujo el molino de vapor y se logró hacer un pan de mejor sabor.

Pero hasta principios del siglo XX el Sr. Frederick Rohwedder en Iowa, Estados Unidos, creó una máquina para partir las barras de pan, algo que encantó a las amas de casa pues partir el pan era una difícil tarea. Esta máquina creada en 1927 provocó la revolución en la industria panadera de todo el mundo, había llegado el momento de poder encontrar en el mercado pan de caja rebanado y listo para comer esto permitió que se pudiera utilizar para elaborar desayunos, meriendas y snacks combinándolo con una gran variedad de ingredientes.

En 1945 el “Súper Pan Bimbo” llegó a la Ciudad de México ofreciendo un pan envuelto en celofán que lo hacia higiénico y fresco por más tiempo, por lo que en el corto plazo conquistó a las familias mexicanas por ser sabroso, nutritivo y práctico volviéndose indispensable en todos los hogares del país. Hoy en día se ha difundido por el mundo y puede disfrutarse en más de 22 países de América, Asia y Europa.

El Pan Blanco, Pan Integral, Pan Multigrano o Pan Dulce brinda sabor y nutrición a todas las familias, pues es fuente de energía, fibra, vitaminas y minerales. 

¡Ahora ya sabes cómo fue que el pan se convirtió en un alimento básico en todo el planeta!

Regresar al listado

X

Enviar por correo electrónico

  • captcha