El ejercicio se define como una actividad física planeada, estructurada, repetitiva y propositiva; al cumplir con dichas características nos proporciona múltiples beneficios físicos y fisiológicos como incremento de la condición física, fuerza, flexibilidad, capacidad cardiorrespiratoria y regulación del peso corporal.

¿Por qué el deporte ayuda a la regulación del peso corporal?

 Para poder explicar esta premisa, es necesario repasar el concepto de equilibrio energético, el cual es el balance que se da entre las calorías consumidas a través de la alimentación y las que se gastan a través de la actividad física y el mantenimiento de las funciones vitales como respiración, digestión, etc. Podemos suponer que cuando realizamos ejercicio, nuestro gasto energético es mayor que cuando estamos en reposo, ¿pero sabías que el ejercicio también incrementa tu gasto energético aún cuando estás en reposo?. Esto se debe a que cuando se practica ejercicio de forma repetitiva y disciplinada, el organismo experimenta cambios como el incremento del volumen sanguíneo, el aumento de la masa muscular, y la disminución de la grasa aumentando automáticamente el gasto energético lo que se traduce en regulación del peso corporal.

 Si haces ejercicio tu cuerpo incrementa su gasto energético. Un corredor de alto rendimiento gasta más energía en una hora de lectura, que una persona sedentaria en una hora de caminata lenta, esto se debe a que el metabolismo del corredor está activado permanentemente. Pero no te preocupes, no tienes que ser deportista de alto rendimiento para obtener un efecto parecido e incrementar tu gasto energético aún en reposo, basta con practicar el ejercicio de una manera constante. 

  • Además de lo anterior, evidencia demuestra que el ejercicio no sólo ayuda a la regulación del peso y la correcta distribución de la grasa corporal, sino que además genera cambios conductuales y la adquisición de mejores hábitos de alimentación.

Perdiendo peso apoyándote del ejercicio

El ejercicio no sólo te ayuda a mantener un peso correcto, además mejora la distribución de grasa y composición corporal en general. Si te encuentras en una dieta de reducción de peso ¡haz del ejercicio tu mejor aliado!, ya que perder peso no sólo es cuestión de quemar calorías, sino de procurar que la mayoría de las calorías quemadas sean de grasa y no del(la grasa es una reserva energética) músculo, esto lo aseguras haciendo ejercicio predominantemente cardiovascular con una frecuencia cardiaca de entre 65- y 75 % y por más de 40 minutos por cada sesión.

 Tu frecuencia cardiaca máxima la puedes saber con la siguiente fórmula:

  • FCM= 220 + Edad (en años)

Para evitar hacer uso excesivo de tus reservas energéticas incluyendo músculo, y quemar la grasa efectivamente requieres consumir las cantidades suficientes de carbohidratos, proteínas, grasas y energía. El principio básico de la alimentación en el deporte es incluir los tres grupos de alimentos en las cantidades adecuadas. Apóyate de un nutriólogo para conocer tus requerimientos de energía, y de un activador físico o entrenador para tener la rutina ideal para tus necesidades.

Bibliografía.

  • Caspersen CJ. Physical activity epidemiology: concepts, methods and applications to exercise science. En: Pandolf KB, editor. Exercise and shorts sciences reviews. Nueva York: Mcmillan 1989.
  • Casanueva M, Kaufer M. Nutriología Médica. En: Valencia M. “Nutrición y Actividad Física”. México: Editorial Panamericana 2001.

Anterior Siguiente Regresar al listado

X

Enviar por correo electrónico

  • captcha