Durante la temporada de invierno, cuando el frío llega, debemos cuidar que nuestra alimentación sea capaz de apoyar a nuestro organismo para que este pueda: ajustarse a las bajas temperaturas y pocas horas de luz solar y mantener fuerte el sistema de defensa contra las enfermedades típicas de la temporada como gripe, resfriados y otras que afectan principalmente a las vías respiratorias. 

Lo que comes te protege del frío

Para ayudar a tu cuerpo a adaptarse al frío es muy importante consumir la cantidad adecuada de calorías diarias que tu cuerpo requiere, para lograrlo debes incluir alimentos que sean buena fuente de carbohidratos como: pan, tortilla, pasta, arroz, papa, camote, frijol y lenteja. Los carbohidratos nos permiten acumular energía para mantener la temperatura corporal. 

Llevar una dieta baja en carbohidratos durante el invierno afectaría tu temperatura corporal.

Otra buena iniciativa que puedes adoptar es incluir platillos o bebidas que se consuman tibios o calientes, por ejemplo: sopas, caldos, ponche de frutas, té, etc. Los líquidos calientes, además de ayudarte a entrar en calor, te mantienen bien hidratado.

Recibe fuerza y protección de las frutas y verduras en el invierno

Te recomendamos consumir frutas y verduras de temporada, pues además de encontrarse a menor costo y más frescas, están hechas por la sabia naturaleza para proporcionarle a tu cuerpo justo lo que necesita durante el invierno.

  • Todas las frutas y principalmente los cítricos son alimentos ricos en vitamina C, que ayuda a incrementar las defensas del organismo para protegerlo de enfermedades de las vías respiratorias, muy comunes en estas fechas.
  • Utiliza para dar sabor a los platillos ajo y cebolla, tienen propiedades antisépticas (eliminan microorganismos) muy útiles para la recuperación de tos y resfriados.
  • Los alimentos ricos en azufre, como la col, protegen los pulmones y fortalecen las mucosas para combatir sinusitis, bronquitis y neumonía.
  • Para proteger tu piel del las agresiones del frío y reducir el riesgo de enfermedades respiratorias también incluye alimentos ricos en vitamina A. Come a diario: zanahorias, acelgas, espinacas, endivias. 

Ajustar tu alimentación durante el invierno te dará resultados gratificantes al mantenerte libre de enfermedades respiratorias y con energía para seguir con tus actividades.

 

Anterior Regresar al listado

X

Enviar por correo electrónico

  • captcha