Te presentamos 2 razones científicas que confirman que puedes comer pan aun cuando necesites perder peso.

2 RAZONES PARA NO DEJAR DE COMER PAN CUANDO QUIERES PERDER PESO

Razón #1

El pan NO engorda, así lo confirma un estudio realizado por la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital La Paz de Madrid. En dicha investigación se compararon 2 grupos de mujeres con sobrepeso, el primero realizaba una dieta hipocalórica (para perder peso) donde se excluía al pan, y el segundo grupo si podía incluir en su dieta pan. Al término del ensayo, las investigadoras indicaron que aquellas mujeres que habían comido pan habían tenido la pérdida de peso esperada y que, además, les había sido mas fácil seguir su plan de alimentación, pues menos mujeres del grupo que comía pan abandono el proyecto, en comparación con aquellas a las que se les había eliminado de su dieta. Por tanto la exclusión del pan en una dieta para perder peso esta totalmente injustificada.

Razón #2

Las dietas sin pan no favorecen la pérdida de grasa corporal. El éxito de las dietas que eliminan el pan, y otros alimentos del grupo de los cereales y tubérculos, es dar “sensación de adelgazamiento”, por que se reducen medidas, pero la grasa corporal no se modifica. Esto se da como resultado al eliminar los hidratos de carbono de la alimentación, pues el organismo al no tener polisacáridos de glucosa disponibles para obtener energía, hace uso de todas sus reservas de glucógeno almacenado en hígado y músculos, y al utilizar estas reservas se eliminan 3 gramos de agua por cada gramo de glucógeno. Lo que causa cambios en el cuerpo es la pérdida de agua, sin embargo no se esta perdiendo grasa, la cual es la causante real de la obesidad y otras enfermedades; además, el agua perdida se recupera en cuanto la persona retome su alimentación habitual.

Regresar al listado