Aprende a quemar más calorías y añade variedad e intensidad a tu entrenamiento siguiendo la técnica de entrenamiento de intervalos.

El entrenamiento de intervalos es una forma de entrenamiento físico que alterna ejercicios de alta intensidad con otros de baja a moderada intensidad en la rutina regular de ejercicios. Hoy en día ya no es sólo exclusivo para atletas de élite ya que sus beneficios se han popularizado en todo el mundo y es algo que también está a tu alcance.

¿Cómo nos ayuda el entrenamiento de intervalos?

El entrenamiento de intervalos tiene beneficios tanto mentales como físicos, entre los que se encuentran:

  • Pérdida de peso acelerada. Cuanto más vigoroso el ejercicio, más calorías se queman, por lo que incluso las explosiones de intensidad cortas te pueden ayudar a perder peso.
  • Aumento en aptitudes físicas. Lo cual con el tiempo hará que mejores tu condición física y tu resistencia.
  • Puede mantener tu corazón saludable. Un estudio realizado en el año 2006 demostró que tras ocho semanas de entrenamiento de intervalos, los sujetos podían hacer bicicleta durante el doble de tiempo manteniendo el mismo ritmo al finalizar esas ocho semanas, lo que representa una mejora importante en salud cardiovascular.
  • Acelera tu metabolismo. Este entrenamiento estimula la producción de la hormona del crecimiento durante las 24 horas después de haber finalizado, lo cual mantiene tu metabolismo acelerado.
  • Ayuda a controlar la hipertensión. Se ha comprobado que el entrenamiento de intervalos es mucho más eficaz en controlar la hipertensión  en comparación con el entrenamiento cardiovascular clásico.
  • Menor tiempo invertido en ejercitarte. Al hacer los intervalos inviertes menor tiempo ejercitándote y quemas las mismas calorías o más que lo requerido por las rutinas clásicas.
  • No se requieren elementos adicionales. Para el entrenamiento de intervalos sólo necesitas poner un mayor esfuerzo de tu parte en ciertos momentos, pero no requiere un equipo especial.
  • Es divertido. En este tipo de entrenamiento promueve la variación en la intensidad además de que busca cambios constantes en el tipo de ejercicio, lo cual lo hace más divertido.

Para iniciar el entrenamiento de intervalos

Si eres nuevo en la caminata, comienza alternando el caminar tranquilamente con periodos de caminata más rápida y progresa con el tiempo a periodos de trote. Por ejemplo, si caminas al aire libre, puedes caminar más rápido entre ciertos buzones, postes, árboles u otros puntos de referencia.

Si ya estás acostumbrado a correr, puedes comenzar por caminar 5 minutos para calentar agregando intervalos de correr a un ritmo intenso durante medio minuto. Conforme transcurra el entrenamiento, puedes reducir poco a poco el tiempo de caminar y aumentar el de correr. Lo ideal es usar un cronómetro que marque tu ritmo y un monitor de frecuencia cardíaca. Tú puedes llevar el entrenamiento de intervalos a muchos niveles jugando con la longitud y la velocidad.

Si estás trabajando hacia una meta específica, lo mejor es tomar un enfoque más estructurado. Un entrenador personal calificado puede ayudarte a diseñar un programa de entrenamiento de intervalos adecuado a tu nivel de condición física y tus objetivos personales.

Recuerda siempre tener presente que existe el riesgo de lesión por sobreuso. Si te precipitas antes de que tu cuerpo esté listo puedes dañar músculos, tendones o huesos. Por ello te recomendamos comenzar lentamente, escuchar a tu cuerpo y reducir la velocidad si lo necesitas. Así mismo, limita tu entrenamiento de intervalos a máximo 2 o 3 veces por semana. 

¡Muy pronto estarás disfrutando los beneficios del entrenamiento de intervalos!

Regresar al listado