La hipertensión arterial se ha convertido en uno de los mayores problemas de salud pública a nivel mundial. Se estima que un 50% de las personas mayores a 60 años, tanto hombres como mujeres, sufren esta condición. La hipertensión se encuentra estrechamente relacionada con padecimientos cardiovasculares y cerebrovasculares.

Desde 1989 la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Internacional de Hipertensión Arterial reconocieron que el ejercicio físico es una medida no farmacológica útil en el tratamiento y prevención de esta enfermedad.

Beneficios del ejercicio físico en personas con hipertensión arterial

    • Disminuye el riesgo de presentar accidentes cerebrovasculares e infartos.
    • Mantiene el peso corporal y previene el sobrepeso.
    • Mejora la apariencia física.
    • Ayuda al corazón a funcionar mejor.
    • Evita la ansiedad, la depresión y el estrés.
    • La persona se siente progresivamente más sano y en mejor condición física.

El ejercicio ideal para controlar la hipertensión

Usando la evidencia científica y la opinión de los expertos, el American Collage of Sport Medecine (ACSM) ha elaborado lo siguiente guía:

Precauciones

1. Antes de comenzar un programa de ejercicio físico debes consultar al médico.

2. Si la tensión arterial esta descontrolada es posible que el médico sugiera bajar primero los niveles antes de iniciar con una práctica deportiva.

3. Si levantas pesas no hagas ejercicio puramente isométrico como: empujar contra un objeto fijo, porque puede elevar la presión hasta niveles peligrosos.

4. El programa de ejercicio debe ser individualizado y basado en una previa prueba de esfuerzo.

Los beneficios del ejercicio en personas con hipertensión están bien comprobados, pero para que el ejercicio ejerza su función terapéutica debe practicarse de forma continua por lo menos de 3 a 6 meses.

Anímate a mejorar tu calidad de vida e inicia ya con un programa de entrenamiento físico.

Regresar al listado