La inflamación, el estreñimiento, el dolor abdominal y los gases, son los principales trastornos digestivos. Tu estilo de vida y tu alimentación influyen en la forma en la que tu cuerpo procesa los alimentos a través del aparato digestivo, y si no son apropiados te pueden ocasionan molestos síntomas. 

Existen 7 hábitos que puede ayudar a tu cuerpo a tener una mejor digestión:

  • Come con tranquilidad y mastica bien tus alimentos. Comer despacio evita que se trague aire y ayuda a que los dientes tengan el tiempo suficiente para triturar el alimento y mezclarlo con la saliva, de esta forma el alimento tardará menos tiempo en el estómago e intestino, lo que disminuye la producción de ácidos gástricos y gases. Este hábito además te ayudará a no comer en exceso, pues permite sentir saciedad oportunamente.
  • Evita los alimentos fritos. Este método de cocción le agrega grasa o aceite a la comida, lo que hace más lenta su digestión, provocando una sensación de inflamación o llenura que causa incomodidad después de comer. Cocinar los alimentos al vapor, a la plancha o al horno ayuda a disminuir la cantidad de grasa de los platillos y facilita la digestión.
  • Consume la cantidad adecuada de fibra. Una dieta pobre en fibra se asocia con estreñimiento. Cuando los desechos del cuerpo permanecen estacionados en el intestino provocan inflamación, gases y dificultad para evacuar. Para favorecer el tránsito intestinal los expertos han recomendado consumir de 25 a 30 gramos de fibra al día, esta cantidad puedes cubrirla si incluyes en tu dieta:

A. 2 o más raciones de verdura (1/2 taza zanahoria cruda rayada 1.5g, ½ taza de espinacas al vapor 3.2g)

B. 3 raciones de fruta, de preferencia cruda y con cáscara (1/2 taza Pera 2.5g, 1 kiwi 2.3g, 1 manzana 2.6g) 

C. 2 o más porciones de  cereales integrales (1 pz Tortilla de maíz 1.4g,  2 rebanadas de Pan Doble Fibra Bimbo 7.6 g, 1/3 taza arroz integral 1.2g)

D. Además incluye, al menos 2 veces a la semana, ½ taza de leguminosas como lentejas, garbanzos o frijoles que aportan más de 6 gramos de fibra por porción. 

Si incluyes para tu lunch un sándwich con 2 rebanadas de Pan Doble Fibra Bimbo estarás cubriendo el 25% de la cantidad diaria a consumir, y con ello previenes enfermedades como el cáncer de intestino o recto. Además, la fibra ayuda a mantener un peso sano.

  • Ponte en movimiento. Realizar actividad física de forma regular ayuda a que los desechos caminen correctamente a través de los intestinos, por lo cual previene el estreñimiento, y por supuesto también ayuda a conseguir un peso sano.
  • Consume suficientes líquidos. El agua es imprescindible para que sucedan todas las funciones del organismo, pero también ayuda a mover los restos de comida y la fibra a lo largo del intestino. El consumo diario de líquidos, 2 a 3 litros, puede cubrirse bebiendo agua, consumiendo alimentos como caldos o sopas, e incluyendo en la dieta frutas y verduras pues tienen un alto contenido de agua.  Disminuye el consumo de bebidas con gas, pues causan inflamación e incrementan los eructos y gases intestinales.
  • Mantén el estrés bajo control. Una rutina estresante y las emociones, pueden provocar disfunciones en el sistema digestivo y alterar el ritmo intestinal. Procura darte un tiempo libre y práctica ejercicios de relajación.
  • Incluye probióticos. Son alimentos que contienen microorganismos vivos beneficiosos para la salud; por su efecto positivo sobre la flora intestinal ayudan a la prevención de enfermedades del aparato digestivo, mejoran la digestión, previenen el estreñimiento y la formación de gases. Puedes encontrarlos en algunos productos lácteos. 

Recuerda, si cambias tus hábitos tienes la posibilidad de mejorar tu digestión y prevenir el estreñimiento.

Regresar al listado