Los granos enteros, gracias a que conservan las 3 partes del grano, nos aportan: hidratos de carbono complejos, fibra, vitaminas del complejo B, antioxidantes, fitonutrientes y minerales como hierro, magnesio, zinc y cobre. Su gran contenido de nutrimentos pueden proteger contra ciertos padecimientos, como el sobrepeso y la obesidad.

Las personas que padecen sobrepeso y obesidad sufren alteraciones a nivel sanguíneo y hormonal, los cuales incluyen niveles elevados de insulina, péptido C reactivo y leptina. Los niveles elevados de dichos biomarcadores están relacionados con un desajuste en la sensación de saciedad, vaciamiento gástrico y sensación de hambre. Existe evidencia científica que demuestra que el consumo de al menos 3 porciones de granos enteros está relacionado con un menor IMC, mayor  sensación de saciedad, menor consumo de energía, y menor acumulación de grasa abdominal.

Por lo anterior, la OMS recomienda realizar actividad física frecuente, así como una dieta correcta que incluya granos enteros para prevenir el sobrepeso y la obesidad. 

Podemos entonces asegurar, que el consumir 3 porciones al día de granos enteros ayuda a perder peso; ya que al ser ricos en fibra requieren mas tiempo para ser masticados, por lo que aumentan el flujo de la saliva y los jugos gástricos distendiendo el estómago y con ello ayudándote a sentir saciedad con menor cantidad de alimento.

Además, los granos enteros se digieren y absorben mas lentamente, de modo que producen un aumento lento y gradual en los niveles de azúcar en la sangre, que conduce a no sentir hambre durante más tiempo. 

Regresar al listado