La diabetes gestacional es una alteración en donde los niveles de glucosa en sangre se elevan, y se detecta por primera vez durante el embarazo.

Una teoría sobre la causa de la enfermedad supone que las hormonas de la placenta suprimen la acción de la insulina, lo que ocasiona que las células del cuerpo no logren captar la glucosa de manera adecuada (aun cuando el páncreas este trabajando adecuadamente) incrementando así los niveles de esta en sangre. En la mayoría de los casos de mujeres que desarrollan diabetes gestacional, después de dar a luz la diabetes desaparece.

El principal problema de este padecimiento es, que en muchas ocasiones, no se presentan síntomas o pasan inadvertidos, pues se confunden con los síntomas del embarazo.

Algunos de los síntomas son: 

  • fatiga, mareos, visión borrosa, infecciones frecuentes, sed incrementada, ganas frecuentes de orinar, náuseas, vómito, aumento del apetito, y pérdida de peso. 

La forma de diagnosticarla, es mediante una prueba de tolerancia a la glucosa entre la semana 24 y 28 del embarazo.

Si el problema no se detecta a tiempo, o no se controla correctamente, puede tener graves consecuencias en la salud del bebe, como ocasionar una ganancia de peso excesiva o un aumento en el tamaño de la cabeza, además se incrementa el riesgo de presentar anomalías congénitas. En el caso de la madre puede desarrollar también hipertensión durante el embarazo, y provocar un parto complicado.

 Para prevenir y controlar la diabetes gestacional debes cuidar tu peso antes, durante y después del embarazo, llevando una alimentación saludable y ejercitándote todos los días. 

La diabetes no es un trastorno que impida a la mujer tener un embarazo normal, siempre y cuando en todo momento su nivel de azúcar este controlado y acuda a sus revisiones para evitar cualquier complicación.

Regresar al listado