La práctica de ejercicio se recomienda ampliamente durante la infancia y la adolescencia para lograr beneficios a corto y largo plazo en físicos, sociales y psicológicos, como por ejemplo: 

  • Previene y reduce los riesgos de enfermedades como: obesidad, diabetes mellitus, osteoporosis, entre otras.
  • Favorece el mantenimiento del peso ideal.
  • Se asocia con el incremento de la longevidad y menor discapacidad.
  • Mejora la agilidad, los reflejos e incrementa la velocidad y refuerza la resistencia.
  • Reduce ansiedad y estrés.
  • Aumenta la confianza y autoestima.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Fortalece músculos y huesos.
  • Ayuda a un adecuado crecimiento
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Puede favorecer que los niños y adolescentes no se inicien en el tabaquismo ni otras drogadicciones
  • Enseña a aceptar reglas, a tener sentido de compañerismo, a fomentar el trabajo en equipo y a asumir responsabilidades.
  • Estimula el rendimiento académico.
  • Ayuda a mejorar el sueño.

 En los niños, las actividades deportivas deben ser multidisciplinarias, es decir, actividades de todo tipo, ya que aunque parezca que los niños terminan cansados, es todo lo contrario. La energía en niños sanos es mucho mayor que la de los adultos, así que no debes espantarte si tus hijos realizan más de un deporte. Es de vital reelevancia, evitar cargas exhaustivas de entrenamiento, ya que pueden alterar su crecimiento adecuado.

Un factor muy importante que se debe considerar es la alimentación de los niños y de los jóvenes atletas ya que debe cubrir con sus requerimientos para lograr un óptimo crecimiento, desarrollo y maduración.

Es elemental que cada niño o adolescente deportista sea evaluado y monitoreado de manera individual y constante para estar seguros de que su ingestión de alimentos cubra con sus requerimientos nutrimentales. La alimentación debe ser equilibrada, suficiente y variada, es decir, debe incluir todos los grupos de alimentos (frutas y verduras, cereales y tubérculos, leguminosas y alimentos de origen animal) para asegurar que los niños reciban los nutrimentos que requieren cada día: hidratos de carbono, proteínas, lípidos, vitaminas y minerales.

Para poder cubrir las necesidades energéticas y nutrimentales para el entrenamiento y para la recuperación, los niños deportistas deben hacer por lo menos tres comidas y dos refrigerios. Las recomendaciones de proteína se cubren fácilmente con una dieta variada y equilibrada. La principal fuente de energía para los niños deportistas son los hidratos de carbono por lo que es importante procurar que todos los tiempos de comida (desayuno, comida, cena y los dos refrigerios) incluyan alimentos ricos en este nutrimento, por ejemplo: Pan Bimbo, Galletas, frutas, pasta, arroz, tortilla, Barras Bimbo, papas, frijoles, entre otros.

  • También es importante proporcionar a los niños alimentos ricos en hidratos de carbono antes y después de los partidos y de los entrenamientos para garantizar que tengan la energía que necesitan y fomentar la recuperación de los músculos.

En conclusión, es fundamental cuidar que la alimentación de los niños deportistas garantice la ingesta de los nutrimentos y la energía que requieren para poder realizar el esfuerzo físico y poder lograr el crecimiento y desarrollo óptimo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Aragón, L.F., Termorregulación e hidratación en niños que realizan actividad física., Resúmenes del Simposio Internacional en Ciencias Aplicadas al Deporte., 231-233, 1999.
  • Bar Or, O., Invited review climate and the exercising child., Int. J. Sports Med., 1:53-65.
  • Bar Or, O., et al., Voluntary hypohydration and heat tolerance in patients with cystic fibrosis., Lancet 339: 696-699.
  • Cardwell, G., Gold Medal Nutrition., 3rd Edition., Human Kinetics., EUA., 2006.
  • Bar Or, O., Nutrition for child and adolescent athletes., SSE GSSI, Vol. 13., Num. 2, 2000.
  • Rivera Brown, A.M., Gutiérrez, R., Frontera, W.R., Bar Or, O., Drink composition, voluntary drinking, and fluid balance in exercising, trained, heat-acclimatized boys., J. Appl. Physiol. 86:78-84.
  • Bourke, L., Deakin, V., Clinical Sports Nutrition ., 3rd Edition., Sports Medicine Series., Australia.,620-625., 2007.
Regresar al listado