Mitos y realidades de los refrigerios

Mitos y realidades de los refrigerios

En el colegio, en la oficina, en un viaje, enfrente de la televisión o en el cine, la realidad es que diario hacemos estas pequeñas comidas también conocidas como lunch, snack, colación o refrigerio. Sin embargo, muchas veces nos sentimos culpables pensando que es un mal hábito y que significan un “extra”, en vez de verlas como parte de nuestra dieta.

 

Alrededor de estas pequeñas comidas existen varios mitos que aclaramos a continuación:

 

  • REALIDAD No existe ninguna relación entre hacer estas comidas y subir de peso. El incremento de peso sucede porque el total de calorías que consumimos es mayor a lo que necesitamos. De hecho hacer estas pequeñas comidas nos pueden ayudar al control de peso ya que al consumirlas no llegaremos con mucha hambre a la siguiente comida y podemos controlar mejor las cantidades que consumimos.

 

  • MITO Comer entre comidas provoca caries.
  • REALIDAD El constante contacto de los alimentos con los dientes, especialmente el de aquellos que contienen azúcar, es en parte causante de las caries. Sin embargo, está en nosotros cuidar que nuestros refrigerios tengan un horario constante y que, en la manera de lo posible, nos lavemos los dientes después de cada comida sin importar el tamaño de ésta. Otra opción, aunque no la más adecuada, es hacer un buche de agua que ayuden a eliminar partículas de alimento en la boca.

 

  • MITO El refrigerio siempre es parte de una dieta correcta.
  • REALIDAD Como en cualquier comida, para que realmente sea saludable, se deben seguir ciertos lineamientos como los que encuentras en las guías de alimentación. Siempre debemos recordar que son comidas “pequeñas” y no un sustituto de la siguiente comida, ya que si no lo hacemos de esta manera corremos el riesgo de comer más de lo que necesitamos. Por último, debemos ver al refrigerio como una oportunidad más de incluir verduras y frutas en nuestra dieta.

 

  • MITO Comer entre comidas es un hábito que no debemos enseñar a los niños.
  • REALIDAD La mayoría de los niños están en constante actividad, por lo que sus requerimientos de energía son altos y sus estómagos son pequeños, además no están dispuestos a perder mucho tiempo en comidas muy largas. Por todo esto para ellos el refrigerio o lunch es indispensable. Lo que debemos enseñarles es a hacer buenas elecciones, incluyendo en cada refrigerio por lo menos 2 grupos de alimentos y a no hacer estas comidas por aburrimiento o por tristeza. De esta manera, el consumir refrigerios, será un buen hábito que llevará acabo toda su vida. Esto también aplica para los adolescentes.

 

  • MITO Los refrigerio saludables no permiten botanas y golosinas.
  • REALIDAD Nada más falso que esto. Es importante recordar que no hay alimentos buenos ni malos, todo depende de cuánto comamos y con qué lo combinemos. Lo que si es muy importante es disfrutar nuestros refrigerio por lo que con moderación podemos incluir alguna botana o golosina, especialmente en el caso de los niños. Otra opción es equilibrar el menú: si el refrigerio es algún alimento alto en grasa en la comida el plato fuerte puede ser una ensalada. Lo que cuenta son nuestras elecciones a largo plazo.

 

La gran realidad es que si escogemos adecuadamente nuestros refrigerios y los comemos dentro de un horario adecuado, éstos pueden ayudarnos a estar saludables además de agregar placer a nuestra vida siendo un pequeño momento de esparcimiento dentro de nuestras rutinas diarias, así que si ya era parte de tu dieta ¡Felicidades! No olvides hacer buenas elecciones. Si no lo era no lo pienses más, empieza con un buen hábito hoy mismo.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

blog comments powered by Disqus
Nutrición Grupo Bimbo